Archivo de la categoría: Poesía

Al Gran Silencio

MG_7665-copy_web2-682x1024.jpg

A Clau-día y Nina

Universo

hoja que contempla el agua

Dios-Diosa

número, letra y palabra

Sílaba

tiempo antes del principio

Suspiro

puerta que se abre

Compasión

residuo de fe en la humanidad

Unidad de todas las verdades invisibles: ámalas y protégelas.

@Librero18

Anuncios

Sótano de sí y el sincrodestino o simplemente poesía

 

IMG_9071

La eternidad no te quita el tiempo.

Camila Krauss

En la revista de la Fundación para las Letras Mexicanas número 10, enero a febrero de 2014, Lorena Saucedo con fotos de Efrén Calleja Macedo, realizaron una entrevista titulada “Tomar refugio en el abismo”; llegué a la revista por cansancio. Hasta marzo de 2015 trabajaba como editor (técnico petrolero, aclaro, porque no faltaba el que mostraba rostro de entusiasmo para enviarme sus cuentos o poemas) y entre mis funciones estaba la investigación continua de artículos técnicos y mejores prácticas de la industria para confirmar o enriquecer textos de registros geofísicos, diseño de pozos, fracturamientos, vaya, todo el conocimiento referente a la exploración y producción de hidrocarburos. Saturado de trabajos de ingeniería llegué a fragmentos de ”Sótano de sí”, necesitaba respirar.

Meses después, leí “Japón en Octavio Paz” por Aurelio Asiain y escribí un poema titulado Satori:

Cierro los ojos

y en el bosquejo de un sueño

mis palabras no resuenan

Momento de luz

inmovilidad del pensamiento

¿quién soy sino reflejo?

A finales de marzo de 2016, gracias a la inmediatez de la tecnología, la totalidad impresa de “Sótano de sí” de Camila Krauss llegó a mis manos; sincrodestino o simplemente poesía, ella también tiene su Satori.

El libro se divide en cuatro partes, “cada sección responde a pulsos diferentes”. Un menú poético, partes auto definidas e independientes y todas unidad. Incluso las “distracciones” de Camila Krauss son espasmos poéticos que aspiran a la “Serenidad Última”.

La contemplación y la cotidianidad. La contemplación de la cotidianidad. La cotidianidad de la contemplación. La poeta es el equilibrio.

Me queda la lucidez del bello poema “Un recado a Mahapajati”:

no país que abandonar

no padre que abandonar

no amante que abandonar

no monasterio que abandonar

inabandonable Serenidad Última.

La poesía solo es.

@Librero18

Octavio Paz, ella y leer poesía

IMG_9034.JPG

Todos conocen al diplomático errante, al ensayista de la prosa exacta, al padre y su hija con visiones distintas, la vida del poeta ha sido más criticada que su propia obra pero mi esposa y yo podemos hablar del encuentro a través de Octavio Paz, la poesía nació sin el poema: fue la noche del azar, destino, afinidades electivas.

¿Quién lee a Octavio Paz? Ella y yo, personas comunes, clase medieros, gente de a pie con celulares de prepago. Creo que la grandeza de Paz y la forma incorrecta de presentarlo asusta a nuevos lectores, sin embargo, gracias a Alberto Ruy Sánchez con su libro “Introducción a Octavio Paz” cumple con calidad dos objetivos: acercar y motivar la lectura de la obra prosista y poética de Octavio, como él lo llama. No somos intelectuales, críticos o literatos, solo nos gusta y el placer se extiende fuera de las páginas. Otros tienen a Sabines o Benedetti, nosotros a Paz.

Intenté aprenderme Maithuna y me quedé en el primer verso:

Mis ojos te descubren

desnuda

y te cubren

con una lluvia cálida

de miradas

Aprender poemas requiere un cambio de estilo de vida.

¿Para qué chingaos sirve leer poesía? ¿Te hace mejor profesional? Sí.

La inmediatez del conocimiento está en la lectura, la poesía enfrenta verdades, la imagen poética, revela. Leer poesía porque sí, por generosidad con uno mismo o como acertadamente lo dice el maestro Gabriel Zaid en su artículo el Futuro de la universidad: “Lo más que puede hacer un maestro universitario por nosotros es lo mismo que un maestro de primaria: enseñarnos a leer”.

¿Qué sería del mundo sin las matemáticas y sin la poesía? Todo es pensamiento.

Desde hace dos años la lectura de la obra de Octavio Paz nos situó en su espasmo de eternidad y el presente perpetuo. Hoy, somos tres.

@Librero18

Esther Seligson para todas

seligson-esther51ce0e4b657da_500h

Preservar cueste lo que cueste un ‘reino de fantasía’ por encima del ‘sentido de realidad’.

En octubre de 2012 escuché por primera vez el nombre de Esther Seligson, su apellido poco común, como todo en ella lo era.

“Todo aquí es polvo”, el libro que necesitaba para concluir un taller de poesía, no fue fácil encontrarlo pero verdaderamente me encontré en él. Esther se mostraba. Leí dos veces el ejemplar, la tercera vez fue compartida, la cuarta analizada y a la quinta el libro no volvió. Su voz se expandió y yo estaba “Estherizado”; habría de compartir la palabra. ¿Acaso Esther Seligson sería mi nueva Wislawa, Simone o Rosario?

No quiero olvidar desprenderme

dejar de ser pasado…

¿Quién es Esther Seligson? Escorpión que desde el 25 de octubre de 1941 hasta el 8 de febrero de 2010 hizo alquimia con la palabra, escribió Adriana del Moral Espinosa en un artículo para la Jornada. Dar clases, viajar y escribir fueron sus tres pasiones. Cursó las carreras de Letras Hispánicas y Letras Francesas en la UNAM; estudió la Cábala en Jerusalén durante dos años y dio clases en el Centro Universitario de Teatro (CUT) por más de veinticinco años e impartió seminarios sobre judaísmo en diferentes lugares. Para ella lo más importante era “compartir conocimientos, reflexiones, hallazgo e inquietudes”.

Cábala quiere decir recibir, el cabalista es el que busca para recibir, ¿qué recibe?, pues la luz.

En “Toda la luz”; otra nueva totalidad, me reconocí un lector mediocre, hacía falta poesía, identificar mejor las imágenes  y la finura en el uso de las voces.

Finalmente, meses después, “A campo traviesa” y “Negro es su rostro / Simiente”. Descubrirla y leerla por su puesto ha sido una evolución en mi viaje literario, viaje que considero necesario emprendan las mujeres en un encuentro con la poesía y la filosofía. Belleza y razón.

Esther Seligson para todas, María Zambrano para todas, Rosario Castellanos para todas, Elsa Cross, Coral Bracho, Wislawa Symborska, Simone de Beauvoir, Amparo Dávila, Gabriela Rábago Palafox, Valeria Luiselli…

 Esther, inspira. Inspira.

 Vengo de un largo

trayecto de abandonos

no soy la única

Yo, esposo de Claudia y padre de Nina.

@Librero18